15 Tips To Improve Your Dog’s Diet Today

Cuidado dental natural para perros: ¡los probióticos pueden AYUDAR!

La enfermedad periodontal es el problema de salud nº 1 que aqueja a los perros hoy en día. Se calcula que afecta a más del 80% de los perros adultos. Dado que la enfermedad periodontal es tan prevalente, es probable que tu perro también esté afectado… aunque se alimente con piensos crudos.

En el post de hoy, echaremos un vistazo a la insospechada causa de esta enfermedad epidémica… y a cómo, según nuevas investigaciones, podríamos estar tratándola de forma equivocada. El cuidado dental natural de los perros puede ser más fácil de lo que crees …

¿Qué es la enfermedad dental?

Una vez que aparece, la enfermedad dental o periodontal suele ser progresiva y tiene varias fases.

Estadio 1. Gingivitis

La gingivitis es una inflamación de las encías (o gingiva) y es la fase más temprana de la enfermedad periodontal. La bolsa de la encía que rodea el diente del perro contiene un espacio estrecho (llamado surco) y allí puede empezar a formarse placa.

La placa es una película formada por colonias de bacterias, junto con proteínas especiales de la saliva, azúcares y células inmunitarias. Las bacterias son seres vivos y algunas especies pueden excretar subproductos que pueden desencadenar una respuesta del sistema inmunitario. Estos subproductos dañan las encías y provocan inflamación.

El principal signo de gingivitis es una fina línea roja en las encías, donde se unen con los dientes.

Fase 2. Sarro

A medida que las poblaciones bacterianas produzcan más subproductos tóxicos, aumentará la inflamación y empezará a dañar el tejido gingival. Cuando esto progrese, el surco alrededor del diente se hará más ancho y profundo, permitiendo que vivan allí aún más bacterias.

Una vez que el surco se ensancha, la placa se desplaza desde el diente hasta el surco, por debajo de la superficie de la encía. Las bacterias de la placa siguen produciendo subproductos y desencadenando la inflamación. Éste es el principal motor de la enfermedad periodontal avanzada.

La placa empieza a interactuar con minerales como el calcio y el fósforo de la dieta de tu perro y, cuando esto ocurre, la película se endurece. Esto se denomina cálculo o sarro. Al igual que la placa, el sarro se acumula primero en los dientes y luego se desplaza por debajo de la superficie de las encías a medida que continúa la inflamación. La superficie exterior del sarro es dura y áspera, y la placa se adhiere a la superficie y se mineraliza rápidamente, creando más sarro y más irritación en las encías o gingiva.

En esta fase, verás más inflamación y sarro. Las encías estarán rojas e irritadas y es probable que el aliento de tu perro huela mal.

Estadio 3. Enfermedad periodontal

La acumulación de algunas bacterias en la placa a lo largo de las encías crea inflamación o gingivitis. Si se permite que las colonias bacterianas crezcan, la gravedad de la gingivitis aumentará y las colonias bacterianas seguirán dañando las encías. La respuesta inmunitaria invadirá las zonas afectadas y liberará unas células inmunitarias llamadas citoquinas, que también dañarán el tejido. Llegados a este punto, las toxinas bacterianas y las citocinas pueden causar pérdida ósea y habrá bastante sarro alrededor de los dientes.

Una vez alcanzada esta fase, las encías sangrarán con facilidad y se formarán bolsas en las encías. También habrá un mal aliento evidente.

Si no se trata, las encías seguirán retrayéndose por la inflamación, habrá más pérdida ósea y el perro puede tener dientes sueltos o perdidos.

Cuanto más tiempo viva tu perro con una enfermedad dental, mayor será el riesgo para su salud… no sólo en la boca, sino en todos sus demás órganos. Pero antes de llegar a eso, veamos más de cerca las bacterias de la boca de tu perro …

Una mirada más de cerca a las bacterias y la disbiosis

Hasta hace poco, se pensaba que las enfermedades dentales se debían a la acumulación de bacterias en la boca… pero esto sólo es cierto en parte.

Tu perro consume cada día más de un billón de bacterias. Algunas de estas bacterias bajarán al tracto gastrointestinal, donde se instalarán o serán excretadas por el organismo. Otras se instalarán en la boca de tu perro y colonizarán la placa. Pero las bacterias que entran en la boca de tu perro están sembrando continuamente las colonias bacterianas que viven en su intestino… y esta población de bacterias es fundamental para la salud y el sistema inmunitario de tu perro.

Por tanto, si las colonias bacterianas de la boca de tu perro no están sanas, las colonias bacterianas de su intestino tampoco lo estarán… y tu perro tampoco.

Las colonias bacterianas que se encuentran en la placa están extremadamente organizadas y esto habla de su importancia en la boca de tu perro. Los raspados de la placa dental revelan una metrópolis organizada formada por minúsculas colonias microscópicas de bacterias organizadas (1).

En conjunto, estas comunidades de bacterias y otros microorganismos diminutos se denominan microbioma. Los microbiomas se encuentran en la mayoría de las superficies corporales. El microbioma de la boca es el segundo más grande, después del del intestino.

El microbioma de la placa no es una población aleatoria de bacterias… todas viven juntas en comunidades organizadas. Los investigadores han descubierto que las Corynebacterium son las bacterias que se encuentran justo al lado del esmalte dental y crecen hacia fuera de los dientes, donde se conectan en red con la siguiente capa o colonia de bacterias (1). Las Corynebacterium están muy juntas y se adhieren estrechamente al diente, por lo que son difíciles de eliminar con la comida o el cepillado.

Las colonias que viven en la capa más externa del microbioma están formadas principalmente por cepas amistosas de Streptococcus. Estas bacterias liberan dióxido de carbono, que ayuda a las colonias de Streptococcus a crecer.

Todas estas bacterias viven en armonía con el organismo… de hecho, las bacterias y otros microorganismos superan en número a las células del propio perro en casi 100 a 1.

Cuando las bacterias del microbioma están sanas, aportan beneficios para la salud de tu perro. Esto se denomina simbiosis… lo que significa que la relación entre las bacterias y tu perro es simbiótica o beneficiosa para ambos. Estas bacterias fabrican ácidos grasos de cadena corta y vitaminas. Forman la mayor parte del sistema inmunitario e incluso tienen una conexión directa con el cerebro, denominada eje intestino-cerebro. Estas bacterias son esenciales para la salud de tu perro. Pero no todas las bacterias que viven en tu perro son amistosas …

Si las colonias de bacterias se alteran, y algunas especies mueren mientras otras toman el relevo, su influencia en tu perro cambiará. Los investigadores están descubriendo que cuando las delicadas poblaciones bacterianas de los microbiomas se reducen o son menos diversas, aumenta el riesgo de enfermedad.

Un estudio en gatos con enfermedad del intestino irritable (EII) demostró que los gatos sanos tenían una población bacteriana mucho mayor en el intestino que los gatos con EII (2)

Otro estudio descubrió que la piel de los perros sanos estaba habitada por una población bacteriana mucho más rica y diversa que la piel de los perros con alergias (3).

La investigación también está demostrando que la disbiosis en la placa -no la placa en sí- es la verdadera causa de la enfermedad periodontal. Cuando las poblaciones bacterianas están equilibradas, el sistema inmunitario no se alarma ni se activa. Pero si el equilibrio bacteriano se desequilibra, algunas especies no deseadas de bacterias pueden crecer sin control e iniciar una respuesta inmunitaria. Cuando el surco está inflamado, las células de las encías se verán privadas de oxígeno y esta falta de oxígeno favorece el crecimiento de bacterias nocivas… y una vez que sus colonias crecen, pueden desplazar a otras colonias de bacterias amistosas al competir por los mismos nutrientes y se producirá la disbiosis.

Si no se repara esta disbiosis y se devuelve el equilibrio al microbioma, las colonias de bacterias dañinas como Porphyromonas gingivalis empezarán a destruir el tejido de las encías. Una vez que las encías se inflaman, el sistema inmunitario suministra nutrientes como el hierro a la zona infectada… pero estas bacterias se han adaptado a alimentarse de estos nutrientes y empiezan a crecer rápidamente sin control mientras el sistema inmunitario sigue alimentándolas bombeando más y más hierro y otros nutrientes al tejido infectado.

La magnitud del daño depende de algunos factores. Los perros de razas pequeñas y las razas braquicéfalas, como los dogos y los bóxers, parecen más propensos a la enfermedad dental. También es más probable que se produzca en perros mayores, pero la respuesta inmunitaria es fundamental para la rapidez y gravedad con que se desarrolla la enfermedad periodontal.

Enfermedades como la diabetes u otros problemas de salud relacionados con una respuesta inmunitaria comprometida (como alergias, artritis, hipotiroidismo, enfermedades hepáticas, intestinales y renales), acabarán provocando una inflamación exagerada en las encías y alimentarán aún más la disbiosis.

No sólo las enfermedades de otros órganos pueden afectar a la salud bucodental, la enfermedad periodontal también puede causar daños en los órganos de tu perro …

RELACIONADO: Más información sobre el intestino permeable en perros y cómo afecta a la salud …

Cómo las enfermedades dentales causan otras enfermedades peligrosas

Si el microbioma de la boca de tu perro está equilibrado, las colonias de bacterias estarán equilibradas y sanas y permanecerán en su entorno normal. Pero cuando las poblaciones de algunas cepas crecen de forma descontrolada, a las bacterias les resultará más difícil competir y emigrarán fuera del vecindario. Las bacterias pueden viajar desde las encías dañadas a los sistemas linfático y vascular y migrar a los órganos del cuerpo. Esto se llama bacteriemia y es muy similar a lo que ocurre con el intestino permeable.

De hecho, las colonias de bacterias de la boca y del intestino son muy similares… comparten el 45% de las mismas colonias y poblaciones. Así que si las bacterias de la boca crecen sin control, esa disbiosis sembrará la misma disbiosis en el intestino. Los subproductos tóxicos de las bacterias nocivas también provocarán inflamación y erosión de las células que recubren la pared intestinal, y entrarán en el organismo más bacterias y toxinas, creando una cascada de inflamación crónica que acabará llegando a los órganos y causando allí enfermedades.

En humanos, la enfermedad periodontal se ha relacionado con enfermedades cardiovasculares, diabetes, artritis reumatoide, EII y derrame cerebral. Las investigaciones en perros también muestran una relación con las enfermedades cardiacas, hepáticas y renales.

Entonces, ¿puedes evitar que esto ocurra cepillando los dientes a tu perro?

Por qué el cepillado y la limpieza pueden dañar …

Como la mayoría de las colonias bacterianas se encuentran en la placa, muchos veterinarios recomiendan cepillar los dientes de tu perro … o incluso una limpieza dental veterinaria anual bajo anestesia.

Esto eliminará la mayor parte de la placa, pero las poblaciones bacterianas empiezan a colonizar inmediatamente después de eliminar la placa. Los estudios demuestran que alrededor de un millón de pequeños organismos ya cubren el diente al minuto de la limpieza. Y si se alteran las poblaciones, las bacterias nocivas podrían afianzarse antes de que las poblaciones amigas crezcan y las desplacen.

Y tienes que pensar adónde van todas esas bacterias… no te estás deshaciendo de las bacterias, sólo las estás cepillando de sus dientes y viajarán a otro lugar.

Piénsalo de este modo: una boca enferma con bacterias desequilibradas sembrará todo el intestino de bichos malos cada día. Pero cepillar los dientes de tu perro puede provocar una bacteriemia, sobre todo si le sangran las encías. Las bacterias pasarán de la boca al torrente sanguíneo.

En un perro sano, el sistema inmunitario puede manejar y eliminar la oleada de bacterias. Pero si tu perro ya padece inflamación, disbiosis u otra enfermedad crónica, su sistema inmunitario puede alcanzar el punto de inflexión con el cepillado o la limpieza, porque introduce muchas bacterias en el torrente sanguíneo.

Así que resumamos…

  1. La placa es una biopelícula de bacterias organizadas y otras sustancias. Esta colonia vive en armonía con tu perro.
  2. Si esta colonia se elimina con el cepillado, volverá a crecer en cuestión de minutos.
  3. Si se interrumpe la colonia, las bacterias dañinas crecerán en exceso y causarán inflamación. Si tu perro padece inflamación crónica (y la mayoría de los perros la padecen), las bacterias empezarán a entrar en el torrente sanguíneo a medida que los subproductos bacterianos y las células inmunitarias descompongan las encías.
  4. Una vez que esto ocurra, las bacterias del intestino se verán afectadas, y las bacterias se infiltrarán aún más en el cuerpo y migrarán a los órganos, donde causarán más inflamación crónica y, en última instancia, la enfermedad.

Así pues, mantener la salud de la boca de tu perro es fundamental para su salud… pero los métodos tradicionales como el cepillado pueden no ser suficientes e incluso causar problemas de salud en algunos perros. El cuidado dental no es tan sencillo como deshacerse de la placa, porque en ella viven bacterias que mantienen a raya a los bichos no deseados.

Pero es posible limpiar los dientes del perro sin cepillarlos en casa. Así que veamos cómo puedes proteger o restaurar la delicada comunidad de bacterias de la boca de tu perro con un cuidado dental natural para perros …

Cómo prevenir las enfermedades dentales de forma natural

El primer paso para prevenir o tratar las enfermedades dentales es proteger el microbioma de posibles daños. Hay varias causas de disbiosis en los perros, entre ellas

Antibióticos: Los antibióticos matan indiscriminadamente a todas las bacterias y devastan el microbioma.

Mala alimentación: Una dieta procesada rica en almidón o azúcar puede alimentar colonias bacterianas hostiles. Los alimentos modificados genéticamente o con pesticidas también pueden matar bacterias y crear disbiosis.

Fármacos y sustancias químicas: Muchos fármacos y productos químicos dañan a las bacterias.

Dietas procesadas: La mayoría de los alimentos procesados para mascotas están completamente libres de bacterias. Si no entra una corriente de bacterias en el organismo, las colonias bacterianas morirán, provocando una disbiosis. Lo mismo ocurre con los alimentos crudos que han sido sometidos a pasteurización a alta presión.

RELACIONADO: La inquietante causa de las enfermedades dentales en los perros …

En resumen, debes proteger el microbioma de tu perro como primera línea de defensa. Así te asegurarás de que las poblaciones bacterianas de su placa estén equilibradas y sanas.

Pero, ¿y si tu perro ya tiene alguna enfermedad dental o crees que sus colonias bacterianas se han visto comprometidas? ¿Y si tu perro tiene alergias u otros problemas de salud relacionados con el sistema inmunitario?

Tratar las enfermedades dentales con probióticos

El cuidado dental natural de los perros puede ser más fácil de lo que crees. Los probióticos son poblaciones amistosas de bacterias que compiten con los organismos nocivos por un lugar donde vivir y por el alimento… y estas bacterias ayudan a equilibrar la respuesta inmunitaria.

Y a medida que se investiga más sobre el microbioma, la investigación dental también se está centrando en él.

Un estudio de 2009 publicado en el Journal of the Canadian Dental Association descubrió que los probióticos eran eficaces para tratar y prevenir las enfermedades dentales (5). Y, por supuesto, esto tiene mucho sentido.

Los probióticos se colonizan fácilmente en la placa y compiten por los lugares de colonización y el alimento con las bacterias nocivas. Producen subproductos antibacterianos que desalientan la colonización de bacterias nocivas. Pueden cambiar el pH de la boca y la cantidad de oxígeno y pueden ayudar al sistema inmunitario.

Pero no todas las cepas de probióticos son capaces de colonizar la boca. El estudio canadiense descubrió que las especies de Lactobacillus de los probióticos tenían muchas más probabilidades de colonizar los dientes y la placa que las especies de Bificobacterium. Y otros estudios muestran que las poblaciones de algunas especies de Lactobacillus eran mayores en las personas sanas que en las que padecían enfermedades dentales (6).

Otra investigación descubrió que las especies de Lactobacillus de la boca son capaces de reducir la inflamación perjudicial que puede causar la gingivitis y la enfermedad periodontal (7).

Entonces, ¿cómo introducir más especies de estos bichos amistosos en la boca de tu perro?

Hay dos formas de hacerlo.

Probióticos en su comida
Añade probióticos a la comida de tu perro a diario. Puede ser en forma de alimentos ricos en probióticos, como verduras fermentadas, o puedes darle a tu perro un suplemento probiótico (o ambas cosas). Como es tan importante proteger a tu perro de la disbiosis, debes dárselos todos los días.

Si añades un producto probiótico comercial, asegúrate de que contenga algo más que unas pocas cepas de bacterias. Recuerda que tu perro ya tiene un billón de bacterias que entran en su boca cada día, así que quieres tantos probióticos como sea posible para mantener o restablecer el equilibrio.

También querrás asegurarte de que la comida de tu perro contiene muchos prebióticos, que son ingredientes de fibra soluble que alimentan a los probióticos. No tiene sentido ponerle bichos a tu perro si no los alimentas, ¡o simplemente morirán!

Y, por último, mantente alejado de los probióticos a base de lácteos, ya que pueden provocar alergias en muchos perros.

Probióticos en la boca
Los probióticos en la comida de tu perro contribuirán en gran medida a restablecer el equilibrio de sus bacterias intestinales. Pero a los perros no se les da muy bien masticar la comida, así que muchos de los bichos pasarán directamente al intestino. Para introducir bacterias sanas en la boca, puedes poner el polvo probiótico en una botellita de spray con un poco de agua filtrada (el cloro matará los bichos, así que no utilices agua del grifo sin filtrar) y rociárselo en la boca. Luego puedes poner el resto en su comida, donde también ayudarán a sembrar su intestino.

Si haces esto, asegúrate de que no almacenes tus probióticos en agua. Haz un nuevo lote justo a la hora de comer, porque las bacterias no sobrevivirán mucho tiempo en el agua.

Si cepillas los dientes de tu perro, asegúrate de rociarle después la boca con esta mezcla para fomentar el crecimiento de poblaciones de bacterias sanas.

A medida que los investigadores estudian el microbioma como verdadera fuente de salud e inmunidad, descubrimos que algunos tratamientos antiguos no se sostienen hoy en día. Lo mismo podría aplicarse al cepillado de los dientes de tu perro y a las limpiezas dentales periódicas. Pero por ahora, prueba a añadir probióticos a la boca de tu perro todos los días, ¡y quizá puedas evitar las limpiezas dentales!

Referencias

  1. Jessica L. Mark Welch, Blair J. Rossetti et al. Biogeografía de un microbioma a escala micrométrica. Actas de la Academia Nacional de Ciencias Feb 2016, 113 (6) E791-E800.
  2. Inness VL, McCartney AL, Khoo C, Gross KL, Gibson GR. Caracterización molecular de la microflora intestinal de gatos sanos y con enfermedad inflamatoria intestinal mediante hibridación fluorescente in situ, con especial referencia a Desulfovibrio spp. J Anim Physiol Anim Nutr (Berl). 2007 Feb;91(1-2):48-53.
  3. Aline Rodrigues Hoffmann et al. El microbioma de la piel en perros sanos y alérgicos. Plos One. 8 de enero de 2014
  4. T Berglundh et al. Gingivitis en la dentición temporal y permanente. Un estudio experimental en el perro. J Clin Periodontology. Agosto de 1989.
  5. Daniel Grenier PhD et al. Probióticos para la salud bucodental: ¿Mito o realidad? JCDA. Octubre de 2009, Vol. 75, nº 8.
  6. Kõll-Klais P, et al. Lactobacilos orales en la periodontitis crónica y la salud periodontal: composición de especies y actividad antimicrobiana. Oral Microbiol Immunol. 2005 Dic;20(6):354-61.
  7. Riccia DN, et al, Cifone MG. Efectos antiinflamatorios del Lactobacillus brevis (CD2) en la enfermedad periodontal. Oral Dis. 2007 Jul;13(4):376-85.